CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Nuestra amiga Guadalupe
Esto me sucedió en la secundaria, cuando tenía unos 17. Ahora tengo 21. Iba a la secundaria cerca de mi casa, tenía 3 superamigos en el salón. Se llamaban Ulises, Ricardo, Rogelio y yo, Roberto. Todos los miércoles y viernes teníamos la clase de educación física, en donde teníamos que bajar al patio. Nosotros esperábamos hasta el final, para estar solos y masturbarnos los cuatro. Nos excitaba la idea de que nos sorprendieran, pero lo seguíamos haciendo, hasta que una ocasión subió al salón para ver qué hacíamos una chava llamada Guadalupe. Al parecer sospechaba ya de nosotros. Abrió la puerta y nos sorprendió con la mandarria en la mano. Se fue corriendo después de ver eso. Creímos que nos iba a delatar ante la profesora, pero después de la clase nos enteramos de que no fue así porque no dijo nada a nadie. Le preguntamos por qué no nos había acusado y nos contestó que nunca había visto a un hombre haciendo eso pero que le había gustado. Sospechamos que podíamos hacer algo más con ella, por la forma en que había actuado.
En una ocasión que estaba de pie junto a una amiga suya, planeamos pasar y pegarle la verga para ver su reacción. Yo me atreví y, tan sólo de pensar lo que iba a hacer, tuve una espectacular erección que se notaba a través de mi uniforme. Pasé por detrás de ella sin que me viera y le pegué a su culo mi fierro caliente. Ella, al voltear, miró que era yo y pegó sus nalgas más a mi pubis. Después, mis amigos hicieron lo mismo, sin que ella dijera una sóla palabra. Después de eso aprovechavamos cualquier ocasión para tocarla.
Otra vez, en un descanso que nos daban a las 12:00, todos bajaban a comer algo, pero yo le dije a Guadalupe que quería tocarla y besarla. Entramos a nuestro salón, que estaba vacío pues todos estaban en el patio. Nos empezamos a tocar y besar. Tocaba sus nalgas por encima, mientras nos besábamos como locos. Tuve una gran erección mientras me frotaba contra ella. Al sentir mi fierro, abrió mis pantalones y metió su mano. Me hacía una chaqueta increíble. Yo metí mis manos debajo de su falda y sentía sus bragas mojadas. En eso, sacó mi pedazo de acero caliente y lo empezó a mamar. Era un poco torpe, pues nunca antes lo había hecho. Empezó a succionar y sentí cómo iba a brotar mi lache. Le dije que me venía pero no le importó. La tomé por la nuca y lo metí hasta el fondo de su garganta. De un sólo golpe me vacié. La levanté y nos dimos un gran beso mientras saboreábamos mi semen. Después la senté en la mesa del profesor y le bajé sus bragas, pues recordé que ya estaba mojada. Abrió sus piernas y vi esa hermosa pucha con vello negro y rizado. Empecé a besarlo y morderlo, después empecé a chupar su clítoris, que sobresalía. Tuvo un orgasmo y metí mi lengua en su vagina, como si la estuviera follando. Metí mi mano debajo de su blusa y sentí sus pezones, que ya estaban erectos. Subí su blusa y empecé a morderle los pezones. Sus tetas eran grandes en comparación a las demás chicas del salón. Empecé a lamer sus pechos como si fuera un bebé. Volví a bajar para lamer su pucha y seguí mamándola hasta que llenó toda mi cara de jugos que sabían delicioso. Acabó el descanso y nos vestimos rápido mientras me limpiaba la cara.
Al salir de la escuela les conté a mis amigos lo sucedido en el descanso y planeamos acorralarla un día en la clase de educación física. Así fue, quedamos solos con ella en el salón y nos abalanzamos sobre ella, tocándola por cualquier parte de su bello cuerpo. Subimos su blusa y empezamos a besar sus bellas tetas. Nos alejó diciéndonos que nos podían cachar, y los cuatro empezamos a corrernos frente a ella, que sólo miraba nuestros pitos y se frotaba su pucha, hasta que tuvimos un orgasmo múltiple y nos venimos al mismo tiempo.
Ese día estuvimos planeando dónde terminar lo que habíamos empezado y recordamos que había un chavo en el salón que sus padres nunca estaban porque trabajaban. Lo convencimos ofreciéndole dinero y se lo dijimos a Guadalupe, que de inmediato aceptó. Fuimos a la casa después de las clases. Decidimos hacerlo en la recámara de sus padres. La desvestimos y después nosotros. Besamos y lamimos cada parte de su cuerpo. El primero en penetrarla fui yo. Metí primero la inflamada cabeza de mi erección y, de un sólo golpe, la introduje toda y pegó un grito. Empecé a bombearla mientras se la mamaba a otro de mis amigos. Ella se dio cuenta de que tenía un poco de sangre y se asustó. La tranquilizamos explicándole lo que había sucedido, a pesar de que no éramos unos expertos precisamente. Intercambiamos posiciones varias veces, hasta que nos dijo que quería sentirme a mí y a Ricardo dentro de ella. Corrí por un poco de aceite que estaba en el tocador y empecé a untarlo en mi pito y en su culo. Ricardo se recostó y se montó Guadalupe, después yo le metí la cabeza. Estaba muy apretada y creo que tenía un poco de dolor pero era un dolor delicioso. Su esfínter fue acoplándose a mi verga hasta que la logré introducir toda. Me dijo que quería sentir mi leche dentro de ella y así fue. Después de eso yo la penetré de nuevo por delante y Ricado por detrás. Tuvo ella un gran orgasmo, titiritaba y salió de su vagina un tibio jugo, mientras se la mamaba a otro.
Estuvimos cambiando posiciones un buen rato, nos metimos a la regadera y ahí nos la mama uno por uno. Nos venimos varias veces todos, teniendo unos orgasmos electrizantes, hasta quedar exhaustos. Por último, todos nos corrimos por última vez en su cuerpo, batiéndola toda de semen. Nos lavamos y nos despedimos después de esa grandiosa tarde. Tuvimos varios encuentros después de ese, alrededor de 20, hasta que un día nos dijo que tenía que mudarse de la ciudad y prometió comunicarse. Espero algún día volver a tener noticias de ella porque es una chica grandiosa.

Links interesantes