CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Mi cuñada Marisol
Hola, espero que les guste la historia que les voy a contar. Todo sucedió cuando tenía 21 años y fui a buscar a mi novia como todos los días. Por azares del destino, ese día no estaba porque tuvo que salir de emergencia con sus papás y al llamar a la puerta me recibió su hermana. La chica estaba muy bien, con sus pechos pequeños pero bien formados y un culo que no tenía nada que envidiar a nadie. Incluso me había llegado a masturbar pensando en ella.
Después de explicarme los pormenores de la ausencia de su hermana, me invitó a pasar y yo dudé en entrar porque, si mi novia no estaba, no tenía por qué hacerlo. Pero al verla en la forma en que me recibió, con un short de esos que no dejan mucho a la imaginación y una blusa floja de las que cuando se agachan te regalan una vista completa de sus pechos, decidí esperarla mientras me recreaba la vista con su hermana.
La chica estaba limpiando la casa por lo que la mayor parte del tiempo tenía que estar agachada y su cuerpo ya me estaba provocando una erección que empezaba a notarse en el pantalón. Ella se dio cuenta y, la muy puta, se agachaba más de lo necesario. Después de un tiempo en esta situación no lo resistí y me levanté del sofá, pegándole la verga en el culo. Le pregunté si la ayuda y no me contestó. Yo esperaba una bofetada por el atrevimiento pero lo que recibí fue un meneo de culo que por poco no me saca la leche allí mismo.
Inmediatamente comencé a bajarle el short y la tangita, dejando a la vista el culo más precioso que haya visto y una puchita digna de una mamada. Me agaché en la misma posición que la tenía y comencé a lamerle desde su puchita hasta el ano, los cuales ya empezaban a destilar jugos. Cuando ya la tenía completamente mojada me saqué la verga y se la dí para que me la mamara. No me decepcionó pues tenía una experiencia enorme. Tuve que pedirle que se detuviera. Le dije que después terminaría en su boca pero ahora quería cogerla.
Se volvió a poner a cuatro patas pues notó que así me gustaba y comencé a meterle la verga por su pucha, la cual entró sin dificultad por lo mojada que se encontraba. Después de estar bombeando un tiempo sin obtener resultado, pues ella tenía su pepita muy abierta, notó que no me estaba dando el gran gusto. Sacando mi verga con su propia mano, la puso en la entrada de su ano y me dijo que nunca se la habían metido por ahí y que me daba ese honor. Y vaya que sí lo fue. Se la fuí metiendo poco a poco mientras ella se retorcía de gusto. Cuando estuvo todo adentro ella se la sacó, se dio la vuelta y empezó a mamármela hasta que exploté en su boca.
Ese día su hermana no llegó en todo el día, por lo que estuvimos cogiendo toda la tarde. Desde entonces no he vuelto a masturbarme pensando en ella pues cuando estoy caliente sólo la llamo y nos echamos un rico palo. Por supuesto, mi novia no lo sabe y espero que no se entere nunca.

Links interesantes