CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Inquilina
La verdad de las cosas era que la vida se me estaba dando con dificultades, me habían despedido del trabajo por disminución de mi productividad, decía el papel que firmé. La verdad era que yo no había accedido a las reiteradas sugerencias de Don Pablo a que yo lo acompañara a comer el día sábado y luego a una agradable tarde de reposo en algún motel cercano y en el cual yo debería demostrarle justamente mi productividad.
Realmente no tengo muy claro porque no accedí a la reiterada insinuación de Don Pablo,el hombre era atractivo y yo no soy justamente una mujer de principios y bastante generosa en lucir mis atributos que por lo demás son bastante evidentes.
El asunto es que me vi sin un ingreso importante para mi sustento, de modo que decidí poner en arriendo el pequeño departamento con baño que esta así como anexada a mi casa.
" Arriendo deparyamento a señorita sola", decía el aviso que publiqué en el diario
Estaba yo, ese domingo, en la mañana, aún en mi lecho, leyendo el periódico, cuando llamaron a la puerta. Por mera curiosidad me asomé a la ventana de mi cuarto y desde allí observé a la mujer que también con periódico en mano accionaba el timbre.
Rápidamente me cubrí con un delgada bata y accioné el portero para que la mujer pudiese entrar. Al minuto la tenía frente a mí. Venía por el aviso de modo que le mostré el departamento y mientras ella lo examinaba yo me dediqué a examinarla a ella. Debería tener mas o menos la edad mía, 35, era morena suave con un cabello ligeramente castaño Vestía una falda ancha y larga que nada permitía deducir de sus piernas, pero una blusa tan ajustada que me dejó inquieta porque sus pezones se podían dimensionar sin dificultad alguna y vaya si eran insolentes. Estuvimos de acuerdo en el valor del arriendo y no sé por que no cerré el trato de inmediato, sino que le dije que yo la llamaría.
Ella me contestó que estaría encantada que yo aceptara y luego se despidió de mí con un beso que horas mas tarde aún lo tenía adherido a mi mejilla.
Esa tarde de domingo no pude concentrarme en la película que veía en la televisión y la imagen de la mujer me perseguía. Primero pensé que la había visto en alguna parte, luego que se parecía terriblemente a mi tía Luisa, a la que no veía desde hacia cinco años, luego que al parecer era una antigua compañera de colegio, pero nada de eso me resultó satisfactorio así que debí admitir que era simplemente que la mujer de alguna manera me había impactado.
Entonces, para darle un corte al asunto, marqué su teléfono para darle a conocer que me había decidido arrendarle, pero el teléfono llamó repetidas veces y nadie contestó. Me inquieté, porque durante el día nadie mas había acudido por el departamento. Me di cuenta que solamente tenía su numero de teléfono y su nombre, Sandra.
A las dos horas estaba francamente inquieta y ya no pensaba tanto en la pieza sino en ella, recordaba que su voz me había parecido muy suave pero firme, que se sonrojaba levemente al hablar y que al respirar sus pechos subían y bajaban con un movimiento inquietante, como si fueran de una consistencia elástica y que cuando caminó hasta la puerta de mi casa taconeando en forma decidida, sus pezones marcaban el ritmo de sus pasos. Eso también me sucedía a mí a menudo y recordé que la sensación era agradable, como seguramente lo sería para Sandra. Pensé que la mujer sería una buena amiga, si lográbamos entendernos, a pesar que yo con las mujeres no me entendía muy bien.
Volví a pensar en la forma como se vestía y deduje que debería tener feas piernas y por eso usaba faldas largas. Mi experiencia me decía que las mujeres que tienes pechos hermosos generalmente tienen piernas feas, lo que no era mi caso puesto que yo estoy orgullosa de ambas cosas.
En estas reflexiones estaba cuando sonó el teléfono. Anhelante, corrí a atenderlo, tenía la respiración agitada y deseaba escuchar la voz de Sandra, pero al otro lado un varón pidió disculpas por equivocarse.
Decidí entonces volver a llamarla. Nerviosamente marqué y ahora si su voz suave me contestó.
Era ella.-
Le dije que había decidido arrendarle a lo que me contesto que estaba feliz porque el departamento le había encantado y luego agregó.
- Y también me encantaste tu Magda, pienso que si tu quieres quizás seamos buenas amigas.-
No supe que contestar. Estaba muda, de modo que solamente atiné a preguntarle cuando se vendría y me dijo que lo haría al día siguiente.
Luego que corté el teléfono debí admitir que algo me había pasado, que algo estaba cambiando y que de alguna manera me sentía diferente, pero gratamente diferente, que le estaba encontrando otro sentido al tiempo, que veía mi casa diferente y que ya no me importaba nada haber perdido mi trabajo. Pero lo único nuevo que había aparecido en mi vida ese día era justamente Sandra de modo que no me hice mas problemas y admití que la chica me era agradable, que tenía muchos deseos que ocupara el departamento y que nos hiciéramos amigas.
Soy una mujer bien realista, eminentemente práctica , que ha luchado en su vida para conseguir lo que tiene y que anda de acuerdo a los tiempos. No tengo tendencia a la reflexión sino más bien a los impulsos.
Esa noche, antes de dormir, al departamento que desde mañana ser de Sandra, y le di los últimos toques, porque quería que a ella le gustara y luego decidí meterme en la ducha antes de acostarme.
Me desnudé y la sensación de mi desnudez, que tanto me gusta, me saludó como siempre al desprenderme de mi ropa intima, solamente que esta vez mis pechos me parecieron más erectos que de costumbre y el aroma que sube desde mi entrepiernas, me pareció mas intenso.
Bajo la ducha jabonaba mis tetas con deleite y de inmediato vinieron a mi mente las de Sandra, pensé que serían como las mías pero morenas. Me di cuenta que yo casi no tenía aureolas rodeando los pezones y que seguramente ella tendría unas oscuras y grandes. Recordé algunas fotografías en las revistas. Sentí un cosquilleo y pude ver que mis pezones se habían dilatado en forma muy elocuente. Los toque y estaban duros. El agua corría ahora por mis muslos formando remolinos en mi sexo ,empapando mis vellos, y pensé como sería Sandra y si su calzones se levantarían como se levantan los míos por efecto de mi mata de vellos.
Esta ducha era placentera, muy placentera y cerrando los ojos me dejé llevar por una ensoñación imposible.
El día siguiente no estuve en casa y cuando regresé tarde en la noche me di cuenta que ya Sandra se había instalado en su nueva residencia. Al poco rato sonó mi telefono y era Sandra que me decía que ya estaba instalada pero muy cansada, que quería que cenaramos juntas al día siguiente y que me esperaría en la noche.
El día siguiente fue en día extraño, estuve inquieta en mi trabajo, me fui temprano y pasé por la peluquería, pedí un peinado distinto, no el de siempre, me sentía diferente. Al final me miré y quedé complacida.
Ya en mi cuarto quise arreglarme de manera especial para la cena con Sandra, seleccioné cuidadosamente todo lo que vestiría, empecé por ponerme unos amorosos calzones blancos. Me cubrían apenas, mi mata de vellos se podía adivinar facilmente, me conmoví al ponérmelos, lo mismo me sucedió cuando me puse el fino sostén, tenía la clara sensación de estar arreglándome para Sandra y en el fondo era así, no lo podía negar. Vestí mi delgada bata azul y luego de perfumarme suavemente, salí al jardín para caminar los veinte metros que me separaban del pequeño departamento de Sandra. Me disponía a llamar cuando escuche su voz desde el interior diciéndome que entrara que la puerta estaba sin llave.
Entre y volví a escuchar su voz que me decía que la esperara por favor, que estaba un poco atrasada. Era evidente que su voz llegaba desde la ducha cuya puerta abierta me permitía captar la sombra difusa de su perfil tras la cortina.
Si ya estaba rara por lo que me estaba sucediendo con Sandra, la situación descrita me alteró completamente. Le dije que estaba bien, que esperaría sin problemas y me derummbé en un sillón llena de los más extraños latidos distribuidos por mi cuerpo entero.
Junte mis muslos para poder contenerlos en parte y noté que estaban húmedos.
Trate de pensar en otra cosa, pero el sonido del agua de la ducha se me había metido en medio de mis pensamientos y lo dominaban todo.
Imaginaba y casi podría decir que veía el agua corriendo por sus pechos, invadiendo su sexo, mojando sus pelos pubianos, entrando en sus aberturas, corriendo por sus muslos y me la imaginé jabonándose con deleite y tuve que sujetarme para no correr al cuarto de baño. No lo podía hacer, pero si podía imaginarla ahí a cuatro metros de mí.
Sí. Yo le jabonaría, le diría " amor mío déjame acariciarte, déjame entregarte estos pensamientos que me matan, me tienes hirviendo, te adueñaste de mis sensaciones y a cada momento te tengo mas incrustada en mi.
" Amor, mírame como me invaden mis ríos íntimos,, que quieres que haga si mis calzones están empapados, si mis pezones están por reventar mi sostén, y me lengua se desespera por recorrerte, por mamarte, por introducirse en tus rincones secretos "
Estos pensamientoscomo visitantes extraños e insolentes me tenían quemándome. Mi sexo se había hecho independiente y ya no podía contener sus latidos y tuve que llevar una mano allí , primero para constatar que mis labios estaban terriblemente separados, que mi sexo era una fuente de líquido caliente y luego tuve que tomarlo con ambas manos y apretarlo fuerte y allí entre mis dedos sentir como palpitaba y en ese momento me tumbe en el sillón para apretarme con todo el cuerpo mientras dos o tres dedos de mi mano me buscaban muy dentro para darme cuenta que mientras mas adentro mas hervía.
Sentí detenerse el agua de la ducha y volví a mi posición normal en el sillón mientras mi entrepiernas parecía desgarrarse entero.
Al momento Sandra, apenas cubierta por una pequeña toalla, apareció en la puerta del baño. Tenía las piernas más perfectas que yo hubiese visto y uno de sus tetas perfectas salía a un costado.
Mi interior se desgarró. Sentí abrirse mi sexo como una almeja gigante y un río caliente y denso brotaba de mí interior invadiendo sin piedad mis calzones mis vellos y mis muslos en un orgasmo gloriosamente novedoso e intenso.
Sandra me miró asustada.
_ ¿ Te sientes bien Magda? Tienes la cara muy roja- me preguntó.
Yo casi no podía hablar, rendida por la violencia del orgasmo.
-Estoy muy bien- querida- nunca he estado mejor- Pude murmurar.
Sandra entró a su cuarto a vestirse sin hacer otro comentario.
Yo desde ese momento era definitivamente otra persona.
La relación con Sandra se me estaba arrancando de entre las manos y lo más desconcertante era que ella no se había dado por aludida en absoluto y en ningún momento mostraba señal alguna de darse cuenta de los efectos que estaba ocasionando en mi. Se comportaba como una mujer absolutamente normal, muy alegre muy delicada y muy femenina con una naturalidad que no hacia sino provocar en mi una atracción que ya no sabía como controlar.
Me decía que se sentía estupenda con mi amistad y quería cuidarla, al mismo tiempo que me hacia depositaria de las intimidades femeninas que todas las mujeres compartimos. Me mostraba sus cosméticos, sus trajes y su ropa intima lo que a mí me descolocaba absolutamente.
Una tarde me llamó para decirme que tenía que salir, pero dejaría la puerta de su departamento sin llave porque vendrían a reparar unas cortinas y que por favor yo supervigilara ese trabajo.
Fue la oportunidad que yo estaba esperando para estar sola en su departamento.
Apenas unos minutos habían transcurrido de su salida cuando yo estaba en su cuarto embriagada por el perfume de Sandra que empapaba todos los rincones.
Caminaba con mucho cuidado, como un ladrón en busca de escondidos tesoros. Todo estaba en orden perfecto. Pasé mi mano abierta sobre el lecho impecablemente ordenado y la suavidad del cobertor azul me ocasionó un leve temblor en el pecho.
Varias noches no había podido entrar en el sueño pensando como podría yo tener a Sandra en ese lecho y mi mente afiebrada había construido mil fantasías quemantes.
Con mucho cuidado abrí la puerta de su closet y extendí la mano entre sus vestidos perfectamente ordenados, y acaricié su talle y metí mis manos bajo sus faldones como si imaginariamente recorriera sus muslos que nunca había tocado. Abrí los cajones para sumergirme en la suavidad de su ropa intima acariciándola con mis manos que estaban temblorosas por el deseo que estallaba en mi. Entonces la idea apareció en mi mente quemante con una claridad que era imperativa.
Volví hasta la puerta de entrada del pequeño departamento, le puse doble llave y cerré completamente las cortinas que esperaban para ser reparadas. Una luz algo difusa le dio al cuarto un extraño ambiente que aumentó mi inquietante excitación-
Entonces con mucha lentitud, disfrutando cada paso comencé a desnudarme.
Frente al gran espejo del dormitorio de Sandra me despojé de mi vestido verde que dejé caer con ceremonia sobre la alfombra Contemple mi figura impúdica cubierta por los pequeños calzones y mi sostén ceñido.
Estaba más delgada, había bajado de peso, yo lo sabía porque desde la llegada de Sandra mi apetito había disminuido notablemente. Debía reconocer que estaba más hermosa.
Me desnudé completamente. Al deslizar mis calzones por los muslos mi olor de mujer en celo se apoderó de mi olfato completando el cúmulo de estímulos eróticos cuyo único referente real era la figura perturbadora de Sandra en mi mente.
Así desnuda, caminé por la habitación, moviéndome voluptuosamente, ofreciéndole mi cuerpo, todas mis formas a esa mujer ausente cuya presencia embriagadora me envolvía en mis evocaciones. Frente al espejo vi mi imagen desnuda como la más deseable de las mujeres y me imaginé que era Sandra quien me miraba desde allí Comencé por acariciarme los pechos, endurecidos por el deseo, redondeados por la pasión y aprisioné mis pezones entre mis dedos humedecidos por mi saliva, con tal violencia que se tornaron aun más duros y más largos. Apretaba con fuerza, porque de alguna manera deseaba producirme dolor, quizás el dolor de la consumación imposible de la posesión de Sandra.
Me acaricie entonces los muslos, metí mis manos entre ellos y apreté las piernas con fuerza, como retendría sus muslos si ella algún día me los brindara.
Mi cuerpo entero ardía en un deseo que yo estaba llevando al paroxismo. Sentí correr mis humedeces entre mis piernas cuando mis muslos se rozaron al caminar hasta el sillón sobre el cual descansaba su fino camisón de noche. Lo tomé en mis manos, absorbí su aroma y lentamente lo vestí sintiendo el contacto de la tela fina como si fuera su piel deseada. Me sentí abrazada por Sandra y acariciada por su contacto. Me tendí suavemente sobre su lecho acariciandome el cuerpo entero por sobre esa prenda excitante y mis pechos mis muslos y mis nalgas supieron de esas caricias con ese camisón cómplice suave y tierno.
Mi sexo latía desesperado mientras yo me revolvía en el lecho de Sandra abrazada por el deseo incontenible de poseerla y traté de calmarlo, de sujetar el torrente de palpitaciones que emergían desde mi interior. Mi mano se posó con fuerza tratando de sentir el calor de ese volcán pronto a estallar. La fina tela se interponía entre mis dedos y la entrada de mi tubo vaginal quemante y entonces meditadamente hice presión, toda la presión que emergía desde el recuerdo invasor de la figura de Sandra. Mi mano me penetró una vez, dos veces, muchas veces, con dos, con tres o cuatro dedos dentro de mi , dentro de Sandra y la tela de su camisón se fue empapando de mi liquido denso y suave y viscoso en entré y salí y me recorrí y me conocí como nunca me había conocido porque la tenia en mi. A Sandra, estaba identificada con ella y tenía su amor en medio de mi gran abertura, que ahora generaba una contracción que se apoderaba de mi cuerpo entero que se revolvía sobre el lecho de Sandra mientras mi mano terminaba de describir la inmensidad interna de mi sexo feliz.
Instantes después estaba de pie junto al lecho en que había poseído su recuerdo y extendí con mucho cuidado sobre la cama su camisón adorado que lucía en su centro una gran mancha liquida desde la cual emanaba ese olor perturbador que aun ahora dos días después me sigue acompañando porque no quiero evitarlo.
Después de la tarde en que la pasión me invadió en el cuarto de Sandra , lejos de calmarse, mi inquietud logro alcanzar niveles casi paranoicos. Me apostaba tras las cortinas de mi habitación para verla llegar , me excitaba a niveles molestos al verla caminar, mi frecuencia cardiaca aumentaba al hablar con ella y en las noches no podía conciliar el sueño si no me masturbaba con su recuerdo.
Una tarde fui hasta su cuarto para convencerla que me dejase hacerle un peinado, que yo estaba convencida, que le haría lucir aun más hermosa de lo que yo la veía.
Eso fue para mi un verdadero encuentro sensual. Ella había lavado su cabellera y con el pelo suelto y seco, y el cuerpo cubierto únicamente por una fina camisa , tomo asiento en la silla que yo le ofreciera frente al gran espejo de su dormitorio.
Yo me situé tras ella con la satisfacción que me embargaba de saber que, al menos durante una hora la tendría para mí . Ella estaba muy alegre y yo ardiendo y nerviosa.
Por un momento miramos una revista en la cual una hermosa mujer lucía el peinado que yo pretendia reconstruir en el cabello de Sandra . Sus muestras de entusiasmo, demostrado por leves caricias alentadoras en mis mejillas , me estremecieron y me dieron ánimo para presionarla suavemente acomodándola en la silla, tomándola por la cintura y por primera vez tuve mis manos en contacto con la curva de sus caderas ,redondeadas y firmes pudiendo incluso tocar el borde superior del diminuto calzón, que era lo único, que vestía bajo la tenue camisa.
Sandra se quedo tranquila y se dispuso a entregarse a mi pericia de peinadora , cosa de la cual yo había logrado convencerla.
Su cabellera era extremadamente suave, y el deslisarla entre mis dedos me ocasionaba un placer superficial que se transmitía a todo el resto de mi piel que me recordaba el roce cautivante de su camisa de noche allí en su cama.
Mientras trataba de dar una forma nueva al cabello de Sandra varias veces debí tomar su rostro para acomodarlo a las necesidades del diseño. Nunca había tocado su cara y esta sensación me embriagaba a tal punto que sentía palpitar fuertemente mi corazón y mis magníficos pechos se agitaban bajo mi blusa tenue muy cerca de su cuello.
Se había apoderado de mi una agitación creciente, porque nunca la había tenido tan cerca como ahora y ella parecía entregarse pasivamente a mis maniobras, Mis piernas temblaban suavemente y mis rodillas tendían a doblarse.
De vez en cuando le decía algunas palabras relativas a sus preferencias sobre peinados y cosméticos, pero casi no escuchaba lo que me respondía pues mi mente completa estaba invadida de un deseo de aproximación a ese cuerpo que me había hechizado y no sabia como contenerme.
Yo interpretaba su pasividad como una muestra de aceptación..
Desde mi posición podía ver sus pechos exuberantes y ese canal central que destacaba sus formas , atraía mi vista con tal fuerza que no lo podía evitar..
En un momento le pregunte si no estaba cansada de mantener su cabeza erguida durante tanto tiempo y sin esperar su respuesta, quise aplicarle un suave masaje en sus hombros desnudos. Ella no me hablo pero suspiro con suavidad cuando inicie el masaje y su rostro reflejado en el espejo me indicaba que de alguna manera estaba sintiendo placer. Seguramente era un placer suave y diáfano, nada comparable con el goce arrebatador que me estaba embargando como consecuencia de tener su piel en mis manos. Era como si en esa zona de contacto entre mis dedos y su piel se estuviese generando una forma de energía diabólica que me recorría entera y que me hacía superar todo tipo de temores e inhibiciones porque estaba segura que esta vez no la dejaría ir.
Ya casi no tocaba su cabello y me había concentrado absolutamente en el masaje cuya extensión estaba prolongando mas allá de lo necesario. Por otro lado mis manos avanzaban poco a poco por su espalda y también por su escote. En un par de oportunidades avancé osadamente hacia la parte superior de sus pechos y pude notar su consistencia. Sandra tenía unos pechos que eran la mezcla perfecta de consistencia y suavidad y esa sensación me traicionaba de tal manera que estaba a punto de perder el control. Por otro lado mis pechos inflamados de deseo ya no se contenían en mi estrecho sujetador de modo que sin que Sandra lo notara, realice con pericia los movimientos necesarios para desprendérmelo.
Volví entonces al peinado. Aun no habían transcurrido diez minutos y ahora, como producto de mis maniobras de peinado toque con mis pechos varias veces la cabeza de Sandra. Mis pechos en cierta forma estaban ocultos por su cabeza de modo que no podía verme en el espejo. De esta forma pude crear varias formas de movimientos que aparecían como casuales pero que en realidad eran plenamente meditados por mí.
Pasaba mis tetas alternativamente por su cabeza mientras le arreglaba el cabello, presionaba con una de ellas sobre una de sus orejas, o apretaba su cabeza con ambas manos entre mis masas cálidas y latientes. Ella se dejaba hacer y a veces entonaba suavemente la melodía de una canción de moda. En uno de eso instantes volví al masaje y ahora avance con cuidado hacia sus pechos sin llegar a englobarlos completamente para volver luego al cabello como en una forma de avance meditado, observando siempre con cuidado sus reacciones.
Tenia que ser a así porque nunca le hice a Sandra insinuación alguna acerca de lo que me estaba pasando con ella..
Su cuello me parecía delicioso y ensimismada por esa suavidad fue que daba mayor presión a mis masajes y fue en ese momento cuando Sandra levanto lentamente su mano derecha y yo me quedé quieta, porque presentí que ella detendría mi mano causante de ese masaje insolente, pero no fue así. La mano derecha de Sandra paso por sobre su hombro y comenzó a rozar con suavidad pero sin equívocos mi teta izquierda por sobre mi blusa.
Ella me estaba acariciando francamente.
Lo que sentí en ese momento es difícil de describir. Ella estaba respondiendo en forma espontanea a mis maniobras con una caricia franca, que si bien no tenia la audacia de mis masajes, era una señal inequívoca que
deseaba un acercamiento físico conmigo, que había entrado en un terreno de comunicación erótica que era el mundo en que yo me había sumergido desde días , desde que había llegado.
Me sentía desfallecer, pero al mismo tiempo quería controlarme porque no podía destruir por impulso la maravilla de su respuesta .
Así continué con el masaje como le estaba haciendo, pero ahora abandone francamente su cabello y mis dos manos avanzaron hacia sus pechos. Ni toda mi imaginación afiebrada de mis noches de masturbación pensando en su cuerpo, igualaban a la sensación arrolladora de tener en mis manos esos pechos divinos. Sus pezones recibieron mis caricias con una presencia grande y dura que era una muestra fehaciente de una excitación en pleno desarrollo. Fui abriendo su blusa con pausa, ahora quería demorarme lo suficiente en cada movimiento, de modo que cuando abrí el ultimo botón y esas maravillas quedaron libres para mi, la tensión en mi cuerpo estaba a punto de estallar.
Sandra dejo de acariciar mi teta izquierda y tirando de mi brazo me hizo salir para llevarme frente a ella y con una diligencia que me pareció extraña desabrocho mi falda y me dejó con mis pequeños calzones y de pie. Entonces separe las piernas y me senté a horcajadas sobre sus muslos , me desprendí de la blusa y me abrace a Sandra que se movió lo preciso para que nuestras tetas buscaran su acomodo en medio de unas sensaciones táctiles que retumban con eco repetido en mi vientre. Por primera vez nos miramos a los ojos y ella debe haber visto en los míos la misma pasión incontenible que reflejaban los suyos.
Busque su boca entreabierta y nos fundimos en nuestro primer beso , una hoguera llena de promesas , unas suavidades infinitas, unas lenguas locas, tan locas como nuestras manos que se buscaban por toda la superficie de nuestros cuerpos.
Fue el inicio de una dicha arrolladora y diferente

Links interesantes