CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Mónica 7
LA COMUNIÓN
Al día siguiente se levantó tarde. Se había pasado toda la noche masturbándose imaginando a Sergi y sus amigos la noche anterior. De hecho, la despertó la luz del día. Se duchó, desayunó, y se dirigió al comedor para recoger las copas de la noche anterior. Sobre la mesa de mármol, entre los vasos, una mancha espesa, blanca. Acercó los dedos, temblorosa, y dejó que el semen se deslizara entre sus dedos, apreciando la textura, como si fuese un tejido. No pudo reprimirse y acercó los dedos a la mejilla, frotándolos ligeramente sobre la piel. Le excitaba imaginar de quién de los tres sería, como había acabado en la mesa, hasta que, sin poder resistirlo, fué acariciándose, dejándose llevar, con los ojos cerrados, hasta correrse. Parecía mentira, pero había despertado su multiorgásmidad. ¿Cuántas cosas más descubriría?
Se puso una camiseta y salió a la terraza a tender algo de ropa. Al girarse hacía el balcón de Sergi fué como si le hubieran golpeado la cabeza con un martillo. Él estaba allí, con su mujer. Prestó atención. Era una morena impresionante. Pelo largo, piel morena del sol, una piernas larguísimas saliendo de la abertura frontal de su vestido... estaba apoyada en la barandilla, mirando el pueblo. Sergi estaba detrás, distraído, en bañador, tipo bóxer. Al verla, se giró hacía ella y Mònica vió, o imaginó, un brillo en sus ojos. Le hizo una seña indicándole que no se moviera de donde estaba.
Le obedeció y se sentó, ligeramente vuelta hacia ellos, observándoles con los ojos entreabiertos. Sergi se acercó a su mujer, cogiéndola por la cintura. Ella reclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos. Mònica veía la mirada de Sergi clavada en ella, que continuaba sentada, sin perderse detalle. Él fué desabrochándole el vestido a la mujer, empezando por los botones superiores, uno tras otro. La mujer no daba señales de estar violenta por la situación, moviéndose sensualmente, con los ojos cerrados, dejando que los dedos de él jugasen con cada botón. Por fin. Al acabar, Mònica pudo apreciar claramente que ella no llevaba nada bajo el vestido, no pareciendo importarle quedar desnuda en aquella terraza. Ni siquiera miraba. Sergi sonrió a Mònica mientras con las manos apartaba el vestido, ahora completamente abierto, para que pudiera apreciar la perfección de los pechos de la mujer. Ninguna marca de bañador. El vientre, plano, acababa en su sexo, rasurado. A Mònica no le atraían las mujeres, pero no pudo dejar de reconocer que era una mujer espléndida.
Al rato de estar magreándole los senos, Sergi la cogió por las caderas y ella echó el cuerpo hacia atrás, como si mirara hacia la calle. Él se bajó el bañador hasta medio muslo y Mònica se maravilló de nuevo del tamaño de su miembro. Eso le bastó para excitarse otra vez como una loca y, aprovechando que la mujer tenía la cabeza gacha, pasó una mano bajo la camiseta y empezó a masturbarse en silencio.
Sergi se abalanzó sobre su mujer y, de un solo golpe, la penetró. Justo en ese momento ella levantó la cabeza y, con los ojos todavía cerrados, soltó un gemido. Él empezó a moverse rítmicamente, cogiéndola fuertemente de las caderas, sin dejar de mirarla. Mònica empezó a correrse, sin dejar que se notara. Las embestidas de él eran cada vez más intensas, hasta volverse casi salvajes. La mujer le seguía el ritmo, con los gemidos convertidos en aullidos que debían oírse desde la calle. Su orgasmo era evidente, absolutamente ajena a lo que pasara a su alrededor. Era un espectáculo hipnótico, fascinante. Mònica no pudo reprimir su propio orgasmo.
Cuando Sergi se cansó se apartó. La mujer levantó entonces la cabeza y Mònica pudo verle la cara, entre su pelo enredado. No tuvo tiempo de más, ya que él la tomó fuertemente de la muñeca y la arrastró hacia el interior del apartamento.
Mònica también se retiró, intentando tranquilizarse. Por un lado, sentía unos celos intensos, intentando clavarse directamente en su estómago. Pero allí no había espacio parea nada que no fuese el deseo de él.
El timbre de la puerta la sorprendió intentando poner orden a lo que sentía. Sin imaginarse quién sería abrió la puerta y, con los ojos como platos, vió a Sergi y su mujer. El llevaba todavía el bañador y ella un pareo de baño.
Naturalmente, se alarmó. Él entro como si estuviera en su casa diciendo: - Mònica, ésta es Ester, mi mujer. - Las dos respondieron a la vez: - Encantada. - en voz baja, sin mirarse. Sergi siguió de pie en medio de la sala mientras ellas se sentaban. - Hemos visto como nos mirabas antes. - le espetó. A Mònica le parecía encontrarse al borde de un precipicio, mirando al fondo. Vértigo. - Y hemos venido a que nos veas de más cerca. - Entonces se acercó a Ester y la alzó suavemente, cogiéndola de los hombros. Siguió: - Mírala. - mientras le desanudaba el pareo y lo dejaba caer. Ester se quedó ahí, de pie, desnuda en todo su esplendor, mirando al suelo, ante Mònica. - ¿Te gusta? - continuó Sergi. Mònica empezó a sentirse mareada. Reaccionó para decirle: - Mira Sergi, no se de qué va esto pero a mí las mujeres no.. - Él se acercó, sin dejarla terminar y también la alzó, pero esta vez violentamente, hasta colocarla frente a Ester y tomándole el cuello de la camiseta con las dos manos y rompiéndosela de un solo movimiento, gritando: - ¡ Mírala! - Sin poder resistirse alzó la cabeza y la miró.
Sergi las empujó a las dos hasta quedar sentadas juntas en el sofá. Ninguna se atrevía a levantar la vista ni a mirarse entre ellas. - Ahora os lo haréis para mí. - indicó mientras se sentada ante ellas. Mònica estaba absolutamente paralizada. En ese momento vió por primera vez los ojos de Ester. Su mirada era tan dulce, como si entendiera lo que estaba sintiendo ella en ese momento. De un modo muy cálido le pasó el brazo por la espalda y la abrazó. Mònica sintió el tacto de la piel de Ester sobre la suya, como se le acercaba, la dureza de sus pezones clavándose en los suyos que, extrañamente, también estaban tensos, acariciándolos, mimándolos con la palma de la mano sobre sus pezones, su respiración, cada vez más agitada, el pelo de Ester, tan suave sobre el hombro, su mano deslizándose lentamente, sin prisas, por su vientre, rozándole casi sin tocarla su vello púbico, abriéndole, con extremada ternura, los labios de su clítoris y empezando a buscarla, a perderse en su humedad, entregándola a ese punto de placer cálido. Mònica se dejó llevar, sus músculos perdiendo rigidez bajo las caricias de Ester, sabiendo que eso era lo que Sergi quería.
Se encontraba en una nube, dentro de una escena que se iba tornando más irreal a cada momento. Como en una película, observó como Sergi se levantaba (debía haberse desnudado cuando ella no lo miraba) y se colocaba frente a su esposa. Sin parar de tocarla, Ester cogió el pene de Sergi y se lo introdujo en la boca. Lo hacía con una sensualidad irresistible, manteniendo la tensión y el ritmo. Mònica se sorprendió buscando con la mano los senos de Ester. Le acariciaba el pelo y le pellizcaba los pezones cuando podía alcanzarlos. Su cabellera morena le proporcionaba una visión memorable mientras la movía con la misma cadencia que imprimía a la mamada. Era un cúmulo de sensaciones las que pasaban por la mente de Mònica. Se convertía en compañera de Ester en la labor de hacer feliz a Sergi, un sentimiento que borraba cualquier sombra de celos.
Empezó a masturbarla a ella también, hundiendo los dedos en su sexo, mojando las ganas en su nueva humedad, absolutamente rendida al nuevo descubrimiento. Con las mejillas enrojecidas de deseo, con un brillo de excitación en sus ojos, observó atentamente como Ester lamía y chupaba la enorme polla, besándole los testículos mientras con la mano manipulaba lentamente el tronco. A la vez, repasaba con la lengua el miembro de arriba a abajo, chupando el glande, tragándosela entera, con tanta suavidad y convencimiento a la vez. La observaba con admiración y envidia y, encontrándose con su mirada cómplice le sacó los dedos del sexo y se los llevó a la boca con ansia.
Cuando Sergi se corrió en la boca de Ester se dio cuenta de su extremada belleza. Ella la miró con los ojos azules brillando de placer mientras degustaba el esperma antes de tragarlo. Entonces fue como si una extraña conexión se encendiera entre ellas. Mònica, con la mirada clavada en sus labios carnosos abiertos, en sus dientes blancos y la boca llena de semen, se acercó y empezó a lamerle los labios, hundiendo la lengua en su boca para compartir la anhelada leche de Sergi, en una comunión de pasiones compartidas, de promesas, de sexo, de emociones turbias y húmedas, corriéndose las dos a la vez.
(Continuará)

Links interesantes