CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Mi vecina y yo
Esto ocurrió hace unos 3 meses. Mi vecina y yo, ambos de 19 años recién cumpliditos, siempre hemos sido muy buenos amigos, ya que desde bien pequeños hemos estado juntos. Pero, por alguna extraña razón (un buen par de razones), comencé a interesarme y a pensar que algún día podría "enrrollarme" con ella. Lo que yo no sabía es lo que de verdad después iba a ocurrir.
Íbamos los 2 en el ascensor hacia casa, y mientras subíamos me decidí a atacar. La excusa que elegí fue la de decirle si podía pasarse un momentito a mi casa para que me explicase unos ejercicios de matemáticas que no sabía hacer. Cómo no, ella aceptó, y en menos de un minuto ya estaba tocando al timbre de mi casa.
Quise ir directo, y nada más entró por la puerta le dije lo que de verdad pretendía (que en esos momentos era tener un rollo pasajero...), y comencé a besarla. Ella se quedó un poco parada, aunque, poco a poco, fue cogiendo el ritmo.
Al rato de estar besándonos en el recibidor de mi casa, paré y le pregunté qué le parecía. Ella sonrió, signo evidente de que le había gustado, así que la cogí de la mano y nos fuimos a mi habitación. Nos tumbamos en la cama y seguimos besándonos, como si nada más fuese a ocurrir. Poco a poco, fui metiendo mi mano por la parte trasera de su camisa hasta llegar al enganche (maldito enganche) del sujetador. No sé cómo pero conseguí desabrocharlo y, como vi que no ponía ninguna resistencia, dimos un giro en la cama hasta conseguir ponerme encima de ella, y con esto, poner mis manos sobre sus tetas.
Siempre había soñado con ese momento ya que a primera vista tenía unas tetas de esas que impactan. Ella comenzó a moverse ligeramente de lado a lado, y al parecer le gustaba mucho todo aquello que estaba pasando. Yo ya estaba alucinando, porque nunca imaginé que todo esto fuera a ocurrir, ya que ella es una chica de estas que no salen apenas de su casa porque tienen que estudiar.
Seguí acariciando esas increíbles tetas durante un buen rato, mientras ella no paraba de besarme. Al rato, decidí ir un poco más allá y, tras otro giro en la cama, metí mis 2 manos bajo sus pantalones de chandal y comencé a acariciarle el culo, que no era una maravilla pero no estaba nada mal tampoco.
Poco a poco le fui bajando el pantalón y, con él, las bragas. Aquello era un sueño y no me podía creer todo lo que estaba pasando. En esto, ella paró de besarme y yo me temí lo peor. Pero no fue así. Me dijo: "siempre he soñado con este momento y por fin ha llegado". "Pues no te puedes imaginar lo que había pensado yo también en todo esto", le contesté. "Quiero que esta tarde sea inolvidable, pero ten cuidado, por favor", dijo ella.
Me quedé de piedra, sin saber qué decir. Ella comenzó a besarme otra vez sin parar y, poco a poco, comenzó a quitarse los pantalones y la camisa hasta quedarse totalmente desnuda ante mí. Yo no sabía cómo reaccionar ya que, aunque no iba a ser mi primera vez (sino la segunda), sí que era la situación más "morbosa" que me podía imaginar. Así es que saqué un condón que tenía guardado (menos mal) y, una vez me quedé yo también completamente desnudo, me lo puse. Ella se tumbó en la cama y me volvió a repetir la misma frase: "Ten cuidado. Yo nunca he hecho esto". ¡Madre mía!, qué papelón. En fin, me decidí y, poco a poco, fui metiéndosela. Empezó a gritar un poco y me dijo que le dolía. No sabía qué hacer, pero ella puso sus manos en mi culo y, apretándomemlo, me dijo que quería hacerlo, así es que, entre gritos, conseguí metérsela del todo.
Poco a poco comenzamos a hacerlo y ella se retorcía en la cama y continuaba gritando, pero creo que ahora ya no era de dolor. No sé el tiempo que estuvimos haciéndolo, tampoco mucho, porque cuando uno es medio novatillo pues tampoco se le puede pedir mucho (pero ella quedó bien satisfecha). Una vez me había corrido, se la saqué y comenzó nuevamente a besarme. Me dijo: "Este día no se me va a olvidar nunca. Ha sido fantástico", y continuó besándome.
Al final, nos volvimos a vestir y ella se fue a su casa. No sé qué le dirían sus padres, porque en el tiempo que estuvimos se pueden hacer muchos ejercicios de matemáticas. Todo me había parecido un sueño, pero lo mejor de todo es que no lo era. Ahora, espero tener pronto ejercicios de mates para hacer.

Links interesantes