CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Eva
Hace algun tiempo que, manteniendo una comida de trabajo, me paso una cosa que no para de maravillarme. Estabamos cuatro personas, sentados en un restaurante de Sevilla, debiamos acordar las condiciones de un contrato muy interesante para la compaņia en la que trabajo, habiamos mantenido una reunion durante toda la maņana y, como era previsible que nos tocase estar casi toda la tarde, hicimos un pequeņo alto para comer en un restaurante cercano a las oficinas de mi empresa,
Alli fuimos mi cliente, su ayudante, nuestro representante en Sevilla y yo. El restaurante era de esos que tienen una serie de mesas a lo largo de la pared, de tal forma que una mesa para cuatro tiene dos sillas en la parte del pasillo y un silloncito en la parte de la pared.
Mi cliente es una persona un tanto obesa, por lo que no puede ponerse en la zona del silloncito, asi que nos sentamos su ayudante, a la que llamare Eva (obviamente ese no es su nombre) y yo en el sillon de la pared. Mi cliente frente a mi y el representante de mi firma frente a Eva,.
La comida transcurrio con normalidad, hablamos sobre todo del contrato que teniamos entre manos y de "lo humano y lo divino", ya sabeis como son esas cosas. Hacia el segundo plato, empece a notar que Eva cada vez estaba mas cerca de mi, la verdad es que el espacio no era muy grande, por lo que el rozarnos era casi inevitable, pero empece a notar que su muslo presionaba mas al mio. Al poco crei notar que su pierna daba golpecitos ritmicos en la mia, la mire, y me devolvio la mas hermosa de las sonrisas.
Entre el segundo plato y el postre Eva salio para ir al baņo, al poco regreso y al sentarse recogio su falda de tal forma que desde mi posicion tenia una vista maravillosa de casi todo su muslo. Ademas, habia aprovechado para desabrocharse un boton mas de su blusa. Casi no podia evitar el mirar furtivamente su escote, donde podia ver el nacimiento de unos pechos que se adivinaban grandes y vigorosos y un atisbo de su sujetador de encaje negro.
Ella se dio cuenta de donde iban mis miradas, volvio a sonreir y, con mucho disimulo, aprovechando la servilleta para que los de enfrente no viesen su movimiento, se pellizco los pechos, que automaticamente se pusieron erectos y parecia que fuesen a salir de su blusa. Volvio a mirarme, esta vez no sonreia, pero en sus ojos se adivinaba que queria algo mas. Y en su mano, que distraidamente se habia posado en mi muslo.
Esa mano parecia tener vida propia, primero me acariciaba la parte exterior del muslo, mientras casi no me quitaba los ojos de encima. Yo al principio me azore bastante, no esperaba eso, pero tenia unas ganas enormes de que siguiese explorando, asi que la sonrei y la anime con una mirada cargada de deseo,
No hizo falta mucho mas. Mientras hablabamos de datos y cifras, ella fue llevando su mano hacia el interior de mis muslos, que yo abri generosamente para que pudiese moverse con libertad. Poco a poco se fue dirigiendo hacia su objetivo.
Empezo a tocarme los huevos con mucha delicadeza, y enseguida recorrio mi polla de abajo a arriba, que ya estaba en posicion de firmes, para quedarse pulsando en la punta. Pellizcando suavemente, encontro la cremallera de mis pantalones, con mucho cuidado la bajo e introdujo su mano buscando mi polla; pero, ese dia yo llevaba uno de esos boxer de ahora, que no tienen abertura, ajustaditos,.
Ella quedo desilusionada, pero no por ello dejo de propiciar caricias a mi ansiosa polla. Con mucho disimulo se acerco a mi oido y me dijo "parece que no vienes lo suficientemente preparado, aprende!", y tomo mi mano y la guio entre sus piernas. La dejo en sus muslos, y siguio con su postre.
Yo empece a caminar hacia arriba , buscando sus secretos, y mi sorpresa fue mayuscula cuando me encontre con un coņito jugoso. Eva habia aprovechado su visita al lavabo para quitarse las bragas, y ahora se mostraba asi, al desnudo. Su coņo estaba mojadisimo, entreabierto y ardiente. Primero acaricie los labios de su almeja con mi dedo indice, con mucho cuidado, solo unos roces. Ella abrio mas sus piernas para dejarme hueco para trabajar, y vaya si lo hice.
Me entretuve un rato jugando con sus ingles, con esporadicos toques en su coņito, luego la cogia sus pelillos rizados y los estiraba hasta que casi tiraba de su piel. Busque su agujero, pero antes le dedique un masaje por su clitoris, mientras, de vez en cuando, miraba sus pezones, que amenazaban con romper la tela que los cubria,.
Luego, timidamente al principio, empece a meterle mi dedo indice, lo que me recompenso con una lluvia de sus jugos, y como pense que no era lo suficientemente gordo, introduje tambien el dedo corazon. Jugue un rato a meter y sacar , pero era muy dificil en la posicion en la que estabamos, ademas no queriamos que se notase, asi que decidi meter bien el dedo indice y dejar que su sola presencia hiciese el resto, mientras tanto con los nudillos de los otros dedos presionaba firmemente su clitoris.
No se si llego a correrse, nunca lo dijo, pero desde luego estuvo cerca. Mejor dicho, estuvimos cerca.
En estas ya habiamos tomado cafe y nos disponiamos a salir. Toda la tarde fue un continuo ir y venir de cifras, y un continuo calenton. Cada vez que sus ojos se encontraban con los mios, o cuando se inclinaba a marcar algun punto importante, frente a mi, abriendo su escote para que admirase la belleza de sus tetas. Ademas yo sabia que bajo su falda solo habia lujuria, sexo en estado puro, y fue muy dificil mantener un minimo de concentracion.
Al caer la tarde, el contrato estaba casi cerrado, solo quedaban algunos flecos por terminar, asi que pedi a una persona de nuestras oficinas que me reservase una habitacion de hotel para esa noche. Mi cliente nos invito a cenar, pero Eva, sin apartar su mirada de mi, dijo que le era imposible porque tenia un compromiso, lo dijo y se quedo mirandome, de arriba a abajo, invitandome a rechazar a mi vez la invitacion. Dicho y hecho, con toda la diplomacia de la que soy capaz explique que dado que me tenia que quedar en Sevilla, si a mi cliente no le parecia mal, me gustaria cenar con mi hermana (inexistente) que estaba estudiando alli. Mi cliente acepto mi excusa de buen grado y alli mismo nos despedimos, quedando para las 10 de la maņana del dia siguiente. Eva y su jefe se marcharon, y yo me quede con nuestro agente en Sevilla.
Repasamos los datos juntos durante una media hora, entonces entro una secretaria y me dijo que tenia una llamada de mi hermana. Mi agente debio notar algo raro en mi expresion, pero no dijo nada, solo su mirada me decia que intuia algo raro. Sali de la sala de reuniones y cogi el telefono que me ofrecieron. Era Eva. Me dijo que habian cancelado su cena y que si tomabamos un cafe despues, dado que yo iba a cenar con mi hermana. Dije que aun no la habia llamado, pero que en todo caso estaria bien tomar algo, y por que no ahora, en el bar de mi hotel. "Perfecto", me dijo, "te veo alli, en media hora". Nada mas terminar la conversacion, me excuse y me fui a mi hotel, me registre y subi a la habitacion.
Me iba a dar una ducha rapida cuando sono el telefono. El conseje me decia que una seņorita preguntaba por mi. Le indique que le dijese que iba a tardar como diez minutos. Por fin me desnude y me meti en la ducha. Aun con el agua muy caliente tenia una ereccion de esas que hacen epoca.
No habia hecho mas que meterme en la ducha cuando oi que llamaban a la puerta. "No puede ser", pense. Insistieron. Di una voz, indicando que ya iba, y cogi una toalla que medio envolvi por mi cintura. Al ir a abrir me di cuenta de que se notaba sobremanera que estaba empalmado, y decidi inclinarme un poco para abrir.
Abri la puerta y alli estaba ella, resplandeciente, con el cabello suelto, una camiseta ajustada que le marcaba perfectamente sus tetas, incluso podia ver el hoyuelo de su ombligo, y sus pezones tiesos, y unos vaqueros de lo mas sugerentes. "Hola", me dijo, "no me apetecia esperar abajo". La invite a pasar.
Entro y se dio la vuelta, cogio mi toalla por donde la tenia cerrada y me dijo "ŋno llevaras esos calzoncillos aun, verdad?". Al tiempo, la solto y la toalla se quedo prendida de mi polla, eso la hizo mucha gracia, rio y rio. Al fin tomo aire y dijo "no, si hoy no voy a ver al pajarito, jajajajajajaja". Se coloco detras de mi, mientras yo seguia con la toalla colgando de la cola. Me acaricio el culo, lo apreto, lo pellizco, despues paso una mano entre mis piernas y empezo a cogerme las bolas, las araņaba con sus uņas. Al fin descubrio mi polla, que estaba mas tiesa que nunca,y empezo a menearmela. Poco a poco me volvi.
Nos dimos un beso profundo, lubrico y jugoso, la cogi del culo, la aprete contra mi, la cogi del pelo, y la empece a morder en el cuello, al tiempo que me iba situando detras de ella.
Cuando estuve tras ella, le empece a desabrochar los pantalones. Queria ver sus tetas, pero todo en su momento. Ya nos conociamos su coņo y yo, y seria mejor dejar que el nos presentase a sus hermanitas.
Le baje los pantalones, llevaba una braguita de esas minusculas que se meten por la raja del culo. Cuando consegui que los pantalones estuviesen bajados, meti la mano bajo la minuscula prenda, encontre otra vez su chochito jugoso, le pegue un par de toques con mis dedos, mientras apretaba mi polla contra su culo.
Subi mis manos hasta coger sus tetas y, poco a poco, empece a enrollarle la camista, para sacarsela por la cabeza. Empece a morderla los hombros mientras con las manos recorria la piel que habia bajo los tirantes del sujetador. Quite un corchete, luego otro, introduje mis manos bajo las copas del sujetador, sus tetas irradiaban un calor increible. Retire el sujetador y empece a juguetear con sus tetas, pero evitando siempre sus pezones. Pasaba muy cerca pero evitaba tocarlos.
Mientras, Eva se acariciaba el coņo con una mano, y con la otra recorria mi polla de arriba a abajo, con parada en las bolas a las que sopesaba. Poco a poco se fue dando la vuelta hasta quedar frente a frente. Nos separamos un poco para mirarnos bien, de pronto la cogi por la cintura y la atraje a mi. Nos dimos un beso intenso, profundo, increiblemente erotico. Eva empezo a mordisquearme el cuello, los hombros, mi pecho, mis pezones, el ombligo y, al final, de un golpe, se introdujo toda mi polla, hasta su garganta, sacandola despacio, hasta quedarse solo con la punta, jugueteando con ella en su lengua.
La mamada era antologica y senti que si seguia asi no podria resistir mucho; ademas, como ella estaba en cuclillas, yo aprovechaba para darle toques en su coņito con el dedo gordo del pie, y eso aumentaba su dedicacion a mi polla. Lamia, succionaba, mordisqueaba, introducia la punta de su lengua por el agujero de mi polla, me tenia cogido de las cachas del culo y apretaba y soltaba siguiendo el ritmo, incluso deslizo su mano hasta meterme un dedo por el culo, lo que hizo que yo empujase mas, hasta casi ahogarla.
La cogi de la cabeza y empece a subirla hacia mi. Nos dimos otro beso. La cogi en brazos y la lleve a la cama, acabe de quitarle los pantalones y las minusculas braguitas que tenia enrolladas en los tobillos, le separe las piernas y, desde sus pies, fui ascendiendo con mi lengua, precedida por mis manos, hasta que mis dedos rozaron los pelos de su coņo. Segui subiendo sin apenas hacer otra cosa que pulsarle el clitoris unas pocas veces y, justo cuando mi lengua abrio su nidito, mis dedos, por fin, apretaron sus pezones. Esto la hizo soltar un gritito.
Empece a trabajar sus tetas con mis dedos y su coņo con la lengua y los dientes. Tire de sus pezones hacia arriba, lo que hizo que se arquease, ofreciendome un acceso aun mejor a su coņito, abierto y chorreante. Busque su clitoris, lo lami y despues lo mordisquee con cuidado. Poco a poco Eva tiro de mi, hasta quedar tendido sobre ella, pero sin metersela aun. Estuvimos un rato jugando, que te la apunto, que me retiro, que me abro, que ahora cierro las piernas,...
Al poco, la cogi los brazos, por las muņecas, meti mi rodilla entre sus piernas, las abri, le pegue un bocadito en el pezon de su teta derecha, le apunte la polla a la entrada del coņo, la mire a los ojos, y le dije que me besara. Lo hizo, y al tiempo que ella metia su lengua en mi boca, yo meti mi polla en su coņo, de una vez, hasta el fondo. Solto un gritito, apenas un jadeo.
En lugar de moverme, la deje alli, bien clavada, para que su coņito se fuese haciendo con ella. Eva intento moverse, pero le dije que esperase, que solo la sintiese dentro. Estuvimos un rato asi, mientras yo jugaba mordisqueando su cuello y sus tetas, y Eva presionaba y soltaba mi instrumento con los musculos de su coņo, pero no habia mete-saca.
Consegui que, a base de trabajarle las tetas y el cuello, llegase a punto de un orgasmo. Empezo a jadear mas fuerte y se arqueo un poco, entonces empece a bombear primero lentamente, para ir acelerando poco a poco. De pronto Eva se puso rigida, solto un chillido y se dejo ir en un explosivo orgasmo. Yo segui haciendo que lo mantuviese lo maximo.
Tras esto se la saque, le di la vuelta y la puse a cuatro patas. Ella separo las piernas un poco para darme mejor acceso. Se la clave por el coņito y, al momento, pase mis piernas por las de ella, y se las cerre para que el contacto con mi polla fuese mayor. Empece a meter y sacar a un ritmo endiablado, me chupe el dedo gordo y, poco a poco, se lo deslice por el agujero del culo, lo que hizo que igual que yo cuando ella lo hizo, se pusiese rigida.
Asi estuvimos un buen rato, yo empalando sus agujeros, y ella apretandose las tetas. Se corrio dos veces en ese rato. Sus flujos caian por mis huevos y la polla entraba y salia suavemente. Entonces ella me dijo "dejame follarte". La saque y la deje hacer. Me tumbo encima de la cama, se vino encima, al pasar cerca de mi polla me dio un beso en la punta.
Se sento a horcajadas sobre mi, elevo un poco su cuerpo, cogio mi polla por su base, dejando el capullo apuntando hacia arriba, fue bajando su coņito poco a poco, cubriendo mi polla hasta que la tuvo clavada hasta las pelotas, y empezo a cabalgar mientras yo le pellizcaba los pezones. Note como sus liquidos resbalaban sobre mis huevos y ella subia y bajaba, una y otra vez. Me dijo que la avisase cuando notase que me iba a correr, y asi lo hice. Empece a notar ese cosquilleo que anuncia la llegada de la corrida y la avise. Entonces ralentizo sus movimientos, y dejo que los musculos de su coņo entrasen en accion. A la vez que subia o bajaba, su coņo aprisionaba y masajeaba mi polla, como nunca ninguna mujer lo habia hecho. Note que no podia aguantar mas, me puse rigido, eleve mi culo de tal forma que se la clave mas intensamente, y tuve la corrida mas salvaje que recuerdo.
Poco a poco deshicimos el abrazo, nos tendimos en la cama. Yo temblaba y Eva estaba exhausta. Nos quedamos un poquito como dormidos, sin llegar a dormirnos del todo. Se dio la vuelta y yo la cogi por las tetas. Asi estuvimos un rato, descansando, dormitando, mientras mis dedos trasteaban con sus tetas, en especial con sus pezones.
En algun momento se dio la vuelta, me tumbo boca arriba, cogio mi polla, ahora pequeņita y empezo a acariciarla, bajo hasta ella y, mientras me araņaba y me acariciaba los huevos, empezo a lamer la punta del capullo y poco a poco se la metio en la boca. Empece a empalmarme en su boca. Ambos notabamos como crecia el aparato, y cuando la tuvo a punto, empezo la mamada mas intensa que jamas he sentido.
Mientras se la comia, no dejaba de atender los huevos con una mano, mientras con la otra me la meneaba por el tronco. Le cogi la cabeza y le marque el ritmo que mejor me iba. Lo capto al instante y se aplico para hacer que me corriese otra vez, y vaya si lo consiguio. Tuve una corrida espectacular, aun cuando hacia muy poco que habia tenido otra. Chorros de semen llenaron su boca, y no desperdicio ni una sola gota, acogio todo lo que le daba sin dejar que se derramase. Entonces le cogi la cabeza y la lleve hasta tenerla frente a la mia, y nos dimos un beso profundo y muy sabroso. Sabia a mi, a ella, era riquisimo.
Al poco se puso de pie, y me dijo que iba a la ducha. La vi asi, espectacular, una hembra de cuidado, la boca entreabierta, el cuerpo perfecto, las tetas rotundas y enhiestas, con los pezones aun de punta, el vientre dorado y plano, sus caderas voluptuosas, su coņito aun un poco hinchado y con chorrillos de semen desbordandolo, sus piernas maravillosas. Se volvio y me ofrecio una panoramica del culo mas perfecto que conozco. Se fue a la ducha, me llamo y me dijo que necesitaba una pequeņa ayuda, pero eso ya es otra historia.

Links interesantes