CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Por el campo 2
Estamos tirados en la hierba, lo siento aún dentro de mí, es algo que nunca había sentido y mucho menos vivido, a plena luz del sol, los únicos testigos el cielo y las aves que curiosas pasan por ahí, y yo intento moverme, pero él me toma por la cintura y me dice que no, que me quede así, y suave empieza a decirme que, me había visto varias veces por ahí, en las calles y que me había deseado desde el primer día, pero que me veía como envuelta en un manto de frialdad que lo hacia mantenerse lejos, pero cuando me vio caminando por ahí y no se pudo resistir a acercarse a mí, con la intención de tener un acercamiento, pero nunca pensó que lograría tenerme ahí mismo, y mientras lo dice, se empieza a mover poco a poco dentro de mí, aunque aún no se ha vuelto a excitar, el tamaño de su pene me produce gran placer, e instintivamente comienzo a apretar la vagina para que se excite, lo que lo hace gemir.
Empezamos a movernos suave, suave y es entonces cuando poco a poco voy sintiendo cómo se endurece dentro de mí, y tomándome desprevenida giramos para que él quede sobre mí y empieza, en pocos segundos a moverse dentro de mi de manera espectacular, tanto que empiezo a gemir y a mojarme tremendamente, deliciosamente, y lo siento poderoso tomar un ritmo impresionante, salvaje, un tanto violento, maravilloso, que me hace gritar con cada arremetida por el placer que me causa, es delicioso, y no para, sigue una y otra vez sin siquiera intentar cambiar de posición, arrebatadoramente, deliciosamente, hasta que los dos llegamos al cielo nuevamente, y acaba estrepitosamente dentro de mí mientras yo le muerdo el hombro sin darme cuenta en un orgasmo espectacular.
Al terminar, violentamente sale de mí y me dice que se va, lo que me desconcierta terriblemente, busca entre sus ropas y saca un papel y un bolígrafo, me anota una dirección y me dice que me presente ahí al caer el sol, pero que vaya dispuesta a quedarme toda la noche, que esa noche me enseñara a gozar placeres nunca imaginados, y me besa y se viste a toda prisa, así que, comienzo a vestirme sintiéndome un tanto mal, cuando termino de vestirme él también ha terminado de ponerse las botas y me toma en sus brazos y me besa para despejar todas las dudas, y me dice que desea con ansia que llegue la noche, y sale corriendo y le veo alejarse en su caballo.
Yo, sin mas ganas de estar ahí, regreso caminando a mi casa y me meto a la ducha y me baño, ahí tengo una lucha de opiniones y sentimientos, unos me dicen que corra a verle y otros que no lo haga, y me acuesto a dormir un rato, me levanto cuando oscurece y como si una fuerza me moviese, me visto y me maquillo, tomo mi bolso y salgo de la casa y con paso firme voy a la dirección que me dio, que es una casona enorme, al llegar, toco el timbre y abre él, con un pantalón de mezclilla azul, pegado a su cuerpo también y sin camisa y me hace pasar, y me abraza y me besa con una pasión abrasadora, y recorre con sus manos mi cuerpo y me pregunta al oído si llevo algo debajo de ese vestido de lycra, a lo que le respondo que sólo el liguero, no sé por qué me vestí así, pero me siento sensual.
Él me dice entre gemidos que eso lo calienta mucho y que no puede esperar para enseñarme placeres inesperados, y me lleva a una habitación iluminada solo con velas, Una vez ahí me vuelve a besar y me va moviendo hasta quedar pegada a una pared, él me levanta ambas manos y de repente siento como esposa mis manos en alto, por lo que me asusto mucho y le digo que no juegue más, y se separa de mí para decirme que lo único que no me hará esa noche será causarme dolor, así que me relaje, que gozaré enormemente.
Y sonriendo comienza a besar mi cuello mientras sube mi vestido y deja al descubierto todo mi cuerpo pues lo sube hasta tapar mi cara y ahí lo deja, por lo que me asusto de nuevo y él me dice que solo quiere darme placer, que no tema, pero su voz me causa, además de excitación, cierto temor, y él empieza a besar mis rodillas, lamiéndolas mientras sube más y más hasta que se coloca entre mis piernas, las que me abre y me levanta una pierna y la coloca en su hombro y empieza a lamerme la rajita mientras sus dedos me la abren del todo y empieza a devorármela y el temor que sentía desaparece para convertirse en un placer inexplicable, poderoso, delicioso, y me mojo al instante y cuando lo siente empieza a meterme tres de sus dedos gruesos de golpe en mi cuevita húmeda, y eso precipita a que me corra por primera vez, pero él implacable sigue martirizando mi clítoris,. y luego uno de sus dedos va a dar a mi culito y empieza a meterlo una y otra vez moviéndolo en círculos para dilatarlo, y luego mete dos y sigue dándome con la lengua y los dientes en la conchita,. lo que me tiene como loca y en la posición en la que estoy no puedo ver lo que hace, ni tocarle, lo que me vuelve loca.
Poco después mete un tercer dedo en mi culito y empieza a abrirlos para dilatarme mas todavía, sin parar, y luego me hace correrme una vez más, por lo que, al sentirlo, se para y pasa la lengua desde mi conchita hasta mi cuello pasando por mis pechos, y al estar de pie, escucho como se quita la ropa y a los pocos segundos lo siento piel a piel contra mí, me abraza y me levanta una de las piernas hasta su cuello, lo que me hace gemir, y entonces me penetra de golpe y con toda la fuerza de que es capaz, por lo que me hace gemir violentamente, y empieza a arremeter contra mí mientras sus dedos de nuevo se meten a mi culito una y otra vez, sin parar.
Como si su vida dependiera de ese momento y del modo como me esta cogiendo, sigue frenético hasta oírme correr una vez más, parece que esa fuera la señal para salirse de mí y sin más me da la vuelta, lo que me causa un poco de dolor en los brazos, y hace que me incline un pelín, pues por las ataduras no puedo, y me abre las nalgas y se acerca con su poderoso tronco hasta pegarlo a mi culo y empieza, sin mucha delicadeza, a meterse dentro de mi culito, pero me duele mucho, y a pesar de eso no para, suaviza sus movimientos pero no para de moverse hasta estar totalmente dentro de mí, y luego comienza un mete y saca dentro de mi culo hasta hacerme gemir de placer, y cuando esto ocurre es que yo comienzo a pedirle que no pare, que me de con todo y que me haga gozar aún más.
Así que esto parece enloquecerle de tal modo que me da con más fuerza y los dos gozamos infinitamente, tanto que yo me corro una y otra vez sin parar, mucho más que por la mañana en el campo y él estar imposibilitada a tocarlo o a hacer algo más que no sea lo que él quiere, hace que me concentre en mover mis caderas, lo que nos da mas placer, y así moviéndose más y más lo siento cómo está por correrse salvajemente, y sin más, al sentir como su leche sale disparada dentro de mi culito, me corro una vez más, alcanzando, con él, el clímax mas maravilloso de mi vida.
Y luego, después de descansar un poco, de recuperar la respiración, él, pegado a mi cuerpo, se mueve y me da la vuelta, baja mi vestido hasta su lugar y me desamarra besándome y abrazándome,. no sé cuanto tardamos así, hasta que, sin más, me levanta los brazos de nuevo y me quita el vestido, sonriendo maravillosamente, y tomándome en sus brazos me lleva escaleras arriba, diciéndome que aún falta mucho que enseñarme.
Él fue, digamos que mi instructor y creo que podré contarles cómo me introdujo a los secretos placeres que el sexo sin inhibiciones puede tener, pero eso será en otra ocasión.

Links interesantes