CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Antonio y Paloma 1
LA PRIMERA VEZ
Hace poco que entré a esta página y me gustó la sencillez con la que uno puede expresar sus propias experiencias y compartir con ustedes algo que no se puede contar en cualquier reunión de amigos, este espacio lo pienso utilizar como un "confesionario personal" espero que sea de su agrado lo que voy a narrarles.
Mi nombre es Antonio, soy casado y mi esposa y yo acabamos de tener un bebé. Este es el primero de una serie de relatos verdaderos acerca de la relación que mantuve con la que es ahora mi ex-novia, ella se llama Paloma y empecé a andar de novio con ella hace 4 años, todo el tiempo que duró nuestra relación siempre tuvimos que ir contra corriente, debido a que ella trabajaba como operadora en una linea de produccion y yo trabajaba en las oficinas, aparte de la diferencia social (y la cual sus compañeros se empeñaban en remarcar) teniamos otra diferencia y esta es la edad, yo en ese tiempo tenía 26 y ella 17 años, ella es de clase humilde y solo estudió la mitad de la primaria, yo soy de clase media y estudié Ingeniería.
Desde que la conocí me enamoré de su inocencia y su belleza, ella es blanca, cabello castaño muy claro, mide alrededor de 1.65 mts. Tiene unos ojos color miel muy hermosos y expresivos, su boca es mediana y muy carnosa sin llegar a ser exagerada, tiene un par de pechos talla 34C, este es uno de los atributos que siempre me gustaron mucho. Su trasero era redondo como si estuvieras viendo un durazno y toda su piel tiene esa consistencia con un vellito muy fino sobre su piel haciendola aterciopelada, para que mejor se den una idea tiene el tipo de mujer de la actriz Drew Barrymore.
La primera vez que fuimos más allá de las simples caricias fue cuando estando afuera de su casa dentro de mi carro y despues de estarnos besando un rato, me dijo que se sentía diferente y tenía un calor muy extraño que no había sentido antes con ninguno de sus ex-novios, me dijo que creía que se había "orinado" porque sentía su panty muy mojada, le expliqué que cuando un hombre y una mujer estan haciendose caricias es normal que la mujer se lubrique para recibir al hombre dentro de ella. Ella intrigada me pidió que le explicara más porque quería que yo le enseñara acerca del amor y del sexo.
Antes de que yo pudiera empezar a explicar, me empezó a acariciar la verga por encima del pantalón, mientras hacía esto, ella me miraba a los ojos como niña traviesa buscando aprobación o esperando ver que reacción iba yo a tener, hasta ese punto había tratado de respetarla porque siempre la quise bien pero cuando una hembra con estas características y de la cual estas enamorado, te acaricia de esta manera, no te importa lo que piense el mundo, así que la seguí besando, con una mano le desabroché la blusa y le saqué un pecho, le empecé a morder y chupar el pezón despacito para que se fuera acostumbrando, ella seguía pellizcando, apretando, retorciendo mi verga erecta que a estas alturas ya había alcanzado su máxima extensión, mi verga mide 8.5 pulgadas y 2 ½ pulgadas de grueso aproximadamente.
Yo besaba su cuello, con la punta de la lengua seguía el contorno de sus oreja y le decía muy despacito que me estaba haciendo sentir muy bien, durante todo este tiempo Paloma no había dicho nada, solo se limitaba a gemir y a hacer ruidos de placer, cuando de pronto me dijo: "Dejame verte, quiero conocer a tu Pinocho", así le puso de cariño a mi verga y le pregunté que porque le había gustado ese nombre, me dijo que porque la tenía muy larga como Pinocho tenía su nariz.
Me desabrochó el pantalón y de un movimiento me bajo mis boxers, dejando al descubierto mi hombría, yo estaba muy caliente y ella se le quedaba viendo y me decía que nunca había estado así con un hombre, que era la primera vez que veía a un adulto desnudo tan cerca de ella. Yo le dije que no tuviera miedo y que me preguntara lo que quisiera, ella me dijo: "¿Que es ese líquido que tienes en la punta?", y yo le contesté: "Ese líquido es una lubricación que tenemos los hombres cuando estamos exitados, así como me tienes tú ahora", mientras hablabamos no dejaba de agarrarmela con las 2 manos y me la apretaba y la movía de un lado para el otro, fue cuando me dijo: "¿No te duele cuando la aprieto o cuando la muevo?", le dije que no, al contrario sentía muy rico. Fue cuando me dijo: "¿Y si le doy unos besitos, no te enojas?", me reí con su inocencia y le dije: "Chiquilla mía, nada me haría más feliz en este momento"…
Despues de que dije esto, se agachó hacia mi lugar y me empezó a pasar sus labios por la cabeza de mi verga, con la lengua me llenaba de saliva, subía y bajaba y jugando me dijo que parecía una paleta de carne y que se la iba a acabar a puras chupadas, poco a poco se le fue metiendo en la garganta y yo estaba recargado en el asiento sin importarme quien pasara por la calle, tan solo disfrutando de una buena mamada que me estaba dando mi novia enfrente de su casa a pleno atardecer de un día de primavera.
Yo no quise estar pasivo y con mi mano izquierda busqué dentro de su blusa un pecho y despues el otro, los tiene grandes y redondos con los pezones un poco saltados aproveché para pellizcarselos y retorcelos, y con mi mano derecha le levanté la falda que traía y empecé a masajearle las nalgas y la vagina, cada vez que le pellizcaba sus chichotas o le pasaba los dedos por los labios vaginales, me mamaba más fuerte la verga y apretaba sus labios alrededor de la cabecita que sentía a punto de estallar.
Despues de estar así un rato, no me pude contener y le dije que me iba a venir, me preguntó que que quería que hiciera y le dije que se tragara todo mi semen, ella puso cara de duda pero no se negó, me dijo que no sabía como y yo le contesté que si no se sentía bien los podía escupir por la ventana, volvió a agacharse y siguió mamando, nunca dejó de masturbarme y con un arqueo de mi cuerpo sentí explotar dentro de su boca, yo en ese tiempo tenía un rato sin tener relaciones con otra mujer y descargué mucha leche dentro de ella, Paloma trató de recoger lo más que pudo con los labios y con la lengua pero mi camisa se manchó con lo que sobró.
Como yo vivía solo me dijo: "Dejame tu camisa, yo te la lavo!", mientras volteaba a verme con la cara manchada con mi leche, no reímos, se limpió la cara con la camisa que me acababa de quitar y nos besamos, esa fue la primera vez que tuvimos un contacto sexual, esa tarde empecé a robarme a la niña y regalarle a la mujer como dice una canción popular.
Solo hasta entonces nos dimos cuenta del espectáculo que estuvimos regalando a los vecinos sin querer y más nos reímos.
(Continúa)

Links interesantes